manifesto

manifesto.jpeg
 
 

Matriz Mag nace de…

mi necesidad de conectar con el alma de las personas, de mi admiración por las mujeres que me rodean, a las que veo crear y crecer constantemente. El ser humano me inspira desde mil lugares distintos. Las revistas de arte y de creatividad suelen tratar el producto final y a veces, con suerte, la vida del creador, pero a mi lo que me interesa es lo que hace al creador humano, aquello que le mueve, aquello que le hace hacer lo que hace, qué sueños, ilusiones y también qué traumas, o qué miedos. Louise Bourgeois decía que necesitaba el arte para mantener la salud mental, decía que construyendo sus obras exorcizaba momentos oscuros, y que ese efecto duraba un tiempo pero que siempre tenía que estar creando para sanar sus heridas y callar sus monstruos. 

Yo también necesito crear, así como necesito el contacto humano, la risa, sí, pero también la sombra, la profundidad, el alma al desnudo. 

Eso es lo que quiero conseguir con esta publicación. Una conversación entre dos almas, la mía, siempre presente, auténtica, y la de mi interlocutora. Serán mujeres, porque conecto con lo que las mueve pero también porque a lo largo de la historia el papel del artista siempre ha sido el del hombre, y cuando ha sido el de la mujer, la mayor parte de las veces, se les ha dado espacio a artes puramente decorativas o se las ha tachado de locas. Y no es locura. Eso no es locura, eso es la esencia encarcelada rogando salir al mundo, y esa esencia es la que quiero ver y la que quiero plasmar. 

En Matriz me acercaré a mujeres de diferentes edades y diferentes entornos creativos, con vidas distintas, motivaciones distintas y obras distintas, me acercaré desde el punto de vista más humano, buscando la humanidad en su creatividad. 

Matriz pretende, al final, servirme a mi para desarrollar todas mis facetas creativas, la fotografía, el diseño y la escritura, y servir al resto, ofreciendo un espacio en el que ser vistas por lo que de verdad son, sin buscar la perfección sino la humanidad, así como para inspirar a tantas otras, incluida yo. Hacernos de espejo.  

Matriz es feminista. Activista en favor de la consciencia y el despertar que está amaneciendo en la mujer pero que aún tiene un largo camino por delante. Activista de su libertad sexual, del fin de los tabús, de la sanación de las heridas colectivas. Activista también de la libertad económica, que a menudo tendemos a frivolizar pero que nos paraliza hasta niveles difíciles de aceptar. De la libertad de ser como seamos, sin sentirnos nunca demasiado o demasiado poco, demasiado sexuales o asexuales, demasiado explosivas e intensas o demasiado introspectivas, demasiado masculinas o demasiado femeninas, nada de eso es cierto. Abracemos nuestra alma al desnudo. 

Me comprometo a dar lo mejor de mi, a no conformarme con menos de lo que me resulte verdadero, en el contenido y en la forma. Me comprometo a estar en constante investigación, a regalarme a mi misma ese tiempo que tanto disfruto en el que aprendo cosas nuevas sobre arte y sobre gente.